viernes, 21 de julio de 2017

21/07/2017

Sigo buscando en desembocaduras y rías tanto en zonas "salvajes" como en zonas urbanas.
La misma tónica, pequeñajas a montones y muchos ataques en superficie fallidos. Más atacan por territorialidad que por hambre y las que lo hacen por este último son las que agarran y quedan pinchadas.
Se ve pesquiña saltando como loca, parece que la mar hierve y eso te pone el corazón a mil dándote un "arreón" de positividad. 
Como anécdota, en uno de los lugares en los que he estado, los mubles(lisas, muiles) se tiraban al paseante haciéndome pensar que se trataban de lubinetas pero al "agarrar" el primero me di cuenta que realmente eran corcones.
Todo fue indultado como es evidente.
Sigo soñando con esa potente explosión  de agua....





miércoles, 19 de julio de 2017

19/07/2017

Seguimos intentandolo, y más con estos cambios de presiones que tan "locas"vuelve a nuestras "amigas".
No se han dejado ver, pero tarde o temprano tropezaré con alguna. Mientras tanto más imágenes para mí álbum mental.




lunes, 17 de julio de 2017

Sacando algún ratillo

Aunque se de buena tinta que está saliendo algo de pescado no he conseguido dar con ningún ejemplar en condiciones.
Las salidas que he realizado han sido a zonas de ría o puertos pesqueros.
En las rías algun que otro ataque al paseante pero sin suerte de clavarlas y en los puertos más de lo mismo, lo único que uno de los días di con un banco de pequeños txitxarros que por lo menos me hicieron pasar un rato entretenido. Todos fueron indultados debido al escaso tamaño.







También apuntar que son fiestas de mi pueblo, pueblo muy marinero y con mucho ambiente, así que ya sabéis los que podáis acercaros no lo dudéis, que la fiesta está asegurada.

viernes, 14 de julio de 2017

Txiki baina entretenigarria

Desde que volví de vacaciones no han podido ser muchas las salidas de pesca debido al trabajo.
Algún que otro paseo por el pueblo, que más que a pescar a sido a pasear la caña y cotillear un poco con las gentes, vamos lo que viene siendo un "Sálvame" portuario.
En uno de los paseos pude ver un congrio muerto varado en las piedras de la desembocadura de la ría, que aparentemente no tenía heridas o anzuelos. No tenía mal porte el "conger-conger".


Hoy aprovechando un ratillo me he acercado hasta una ría de al lado de casa "jugando" un rato con los topwaters.
He tenido varios ataques y he conseguido pinchar a cuatro pequeñajas. Todas han vuelto por donde han venido para así en un futuro darnos un alegrón a algún afortunado de los que vamos todo el día caña en mano.
La pesca en superficie sin ninguna duda es mi preferida por lo bonito que resulta ver los feroces ataques a ras de agua y las persecuciones de nuestras labrax detrás de los señuelos.
El señuelo triunfador y el que últimamente es mi talismán, ha sido el "Seamonster h5 105mm". Es un clon del conocido "Patchinko", eso si mucho más económico , pero en cuanto a acción de pesca no tiene nada que envidiarle. No es exactamente igual el manejo al "Patchinko" pero en cuanto le coges el truco pesca hasta a las de la pescadería.
Tiene un movimiento idéntico al original salvo que al pararlo hunde un poco de forma lenta y se consiguen unos destellos a ras de agua que las vuelven locas, este es un detalle que lo hecho en falta en el "patanegra". El precio es más que asequible, 8 euros.






Espero daros nuevas noticias pronto y no tardar tanto en publicar.

sábado, 1 de julio de 2017

Ibiza

Poco os puedo contar en cuanto a pesca. No fui más que dos días y un rato corto.
El primer día hecho unas varadas en un cala (cala xarraca), tan solo conseguí que me siguieran unas cuantas obladas pero al llevar señuelos "grandes" no conseguí clavar ninguna. En esa misma cala y ya con una achicharrada de la órdiga, me metí a hacer snorkel y en uno de los agujeros que miré encontré un pequeño mero, así que rápidamente salí monté la caña de nuevo y le puse un vinilo en "la puerta de casa". No tardo en cogerlo, fui recogiendo y en poco tiempo se soltó, una lástima, aunque se tratase de un pequeñajo me hizo ilusión ya que nunca había cojido está especie.
El segundo día de pesca después de haber visto paseando por el puerto varios espetones me dirigí al punto en el que estaban y estuve intentando engañarlos con todo tipo de señuelos y no hacían ni caso a ninguno, poniéndome de muy mala ostia...
Antes de irme lancé varios vinilos con recogidas lentas , obtuve dos picadas con la mala suerte de no clavarlas y con la posterior pérdida de sus colas. Una vez más por ser un vago y no tenerlos preparados con un assist. Uno de los vinilos era de un tamaño considerable y la picada también lo fue una pena el no saber de qué especie se tratase ya que el vinilo iba tocando el fondo y no creo que fuese un espetón.
No me importa no haber sacado ningún pez fuera del agua, me quedo con las preciosas instantáneas que me ha regalado la isla y con la variedad de peces que he podido observar haciendo snorkel (sargos, erlas o herreras, salmonetes, salpas o salemas, meros, obladas, espetones, txitxarros, durdos, vaquillas, anjovas....) Es todo un paraíso y más para los que estamos acostumbrados a la "estepa submarina" Cantábrica.







Es una isla que al que no la conozca le aconsejo enormemente visitarla, tiene una energía especial, por no hablar de la fiesta que pocos sitios la tendrán mejor.
Por último y para acabar con este artículo:
Al no llevar mis cañas por el excesivo precio de facturación, ya que tampoco se trataba de un viaje de pesca sino más bien unas vacaciones de relax y disfrute, el segundo día busque por internet alguna tienda de pesca cercana y fui a comprar una económica. La tienda en cuestión se llama Pesca Cosmar, la tienda está totalmente equipada con un montón de artículos de todas las modalidades de pesca y material de náutica.
Compré la caña y al finalizar las vacaciones ya que yo allí no conocía a nadie, fui con toda mi buena fé a dejarla para que ellos que seguro que conocían a gente que la fuera a dar buen uso la regalasen a algún cliente habitual o a algún pescador de escasos recursos económicos. Cual fue mi sorpresa que cuando la entregué (regalé) no me dieron ni las gracias, un detalle que me dejó con un sabor de boca muy pero que muy malo. Hay pocas personas buenas pero con estos actos cada vez habrá menos.
Porque de todos es sabido que: ES DE BIEN NACIDOS SER AGRADECIDOS.